COPD Assessment Test (CAT): otra herramienta en el manejo de la EPOC

La EPOC afecta a un 10 % de la población adulta española, y su prevalencia es más elevada en los grupos de mayor edad. Se define como una enfermedad respiratoria caracterizada por una limitación al flujo aéreo que no es totalmente reversible. Clínicamente se manifiesta principalmente por disnea, que puede estar acompañada de otros síntomas como tos y expectoración crónicas, y por lo general es progresiva. El diagnóstico requiere la valoración de esa limitación al flujo aéreo mediante espirometría, la cual, sin embargo, debe interpretarse en un contexto clínico de sospecha diagnóstica en un paciente que presenta síntomas respiratorios crónicos y que es o ha sido fumador.

La espirometría por sí sola no es suficiente para valorar adecuadamente la gravedad de la enfermedad y su repercusión sobre el paciente. En este sentido, la relación entre el grado de obstrucción bronquial, la disnea y el impacto de la EPOC sobre la vida diaria del enfermo no es necesariamente lineal. La guía GOLD recomienda que el manejo de la EPOC debe incluir un abordaje multidimensional que tenga en cuenta no solo los valores espirométricos, sino también otras características específicas de cada paciente1.

La calidad de vida se ha definido como la percepción de un individuo específico sobre su situación de vida, puesta en el contexto de su cultura y sistema de valores, en relación con sus objetivos, expectativas, estándares y preocupaciones. En el ámbito de la salud, la calidad de vida es la evaluación subjetiva del enfermo sobre su estado de salud, cuidados sanitarios o cualquier intervención dirigida a la curación, control o prevención de sus problemas de salud, y tiene en cuenta las expectativas del sujeto respecto a ese estado. Su valoración debe tener en cuenta no solo diversos aspectos físicos (deterioro de funciones, síntomas causados por la enfermedad o por su tratamiento), sino también psicológicos (estados emocionales, repercusión sobre el estado cognitivo) y sociales (aislamiento, repercusión sobre la autoestima).

Existen cuestionarios específicos para valorar la calidad de vida relacionada con la salud en pacientes con EPOC como el St George’s Respiratory Questionnaire (SGRQ) o el Chronic Respiratory Questionnaire (CRQ). Ambos han demostrado ser útiles en el abordaje global de estos enfermos, no solo en cuanto a la evaluación de sus percepciones sobre el impacto de la enfermedad, sino también en la efectividad de los tratamientos en el control de síntomas. Sin embargo, son difíciles de implementar en la práctica clínica diaria debido al tiempo que se necesita para completar los cuestionarios (ej. 50 ítems en el SGRQ) y a que pueden resultar difíciles de entender por pacientes ancianos o con bajo nivel educativo. Así, la guía GOLD recomienda el empleo bien de la escala de disnea modificada del Medical Research Council (mMRC), bien el COPD Assessment Test (CAT), que tiene la ventaja de proporcionar una valoración multidimensional del impacto de la EPOC sobre el bienestar del enfermo1.

El CAT fue desarrollado por PW Jones et al. en 2009 a partir de una revisión de la literatura, encuestas a médicos y, principalmente, a través de entrevistas con pacientes con EPOC en las que se buscaba determinar qué cuestiones relacionadas con la calidad de vida eran importantes para ellos2. Mediante el empleo de análisis psicométricos, se seleccionaron por criterios clínicos y estadísticos un total de 8 ítems que valoraban diversos aspectos físicos y psicológicos relacionados con el impacto de la EPOC sobre su estado.

Su desarrollo inicial fue patrocinado por la empresa GSK, es de acceso libre y está disponible en diferentes idiomas (http://www.catestonline.org/). Ha sido validado en diferentes países, incluido España, y los estudios realizados han mostrado que es un test fiable (intra e interobservador) y reproducible, además de mostrar una buena correlación con otros test de referencia en la medición de la calidad de vida de pacientes con EPOC, como el SGRQ o el mMRC2-4. El CAT ha demostrado que es capaz de detectar cambios en el estado subjetivo de salud de los pacientes en relación con las exacerbaciones y su recuperación o durante la aplicación de tratamientos rehabilitadores respiratorios2,3,5,6.

Las dimensiones que valora el CAT se muestran en la figura 1. De los 8 ítems, 4 valoran síntomas relativos a la disnea, la tos y la expectoración, y el resto se refieren a limitaciones para las actividades de la vida diaria y sobre el sueño. Las puntuaciones de cada apartado se gradúan entre 0 (nunca toso) y 5 puntos (siempre estoy tosiendo). La suma obtiene una puntuación total que puede ir desde 0 (mejor percepción de la calidad de vida) hasta 40 puntos (peor percepción de la calidad de vida). Se han sugerido una serie de escenarios de impacto de la EPOC sobre la calidad de vida de los enfermos atendiendo a la puntuación total obtenida en el CAT7:

  • Bajo impacto (1-10 puntos): la mayoría de los días son «días buenos», pero la EPOC es la causa de alguna de sus limitaciones.
  • Impacto medio (11-20 puntos): existen pocos «días buenos» en una semana y la EPOC es uno de los principales problemas del paciente.
  • Impacto alto (21-30 puntos): no hay «días buenos» en una semana media normal y la EPOC es el problema más importante.
  • Impacto muy alto (31-40 puntos): la limitación que produce la enfermedad es máxima.

El CAT puede usarse también como una herramienta para monitorizar la evolución de la enfermedad. Es preciso tener en cuenta que la EPOC es una enfermedad progresiva y que se puede esperar un empeoramiento en los resultados del test de 1 punto en promedio anual. La guía GOLD recomienda su empleo cada 2-3 meses con el objetivo de detectar cambios que indiquen diferencias clínicamente significativas en el estado de salud de los enfermos1. Así, un aumento de la puntuación total de 2 puntos en test sucesivos podría indicar que el paciente ha sufrido exacerbaciones por las que no ha consultado al médico o bien sugerir problemas de adherencia al tratamiento.

En resumen, el CAT mide adecuadamente la calidad de vida relacionada con la salud de pacientes con EPOC4,8. Es una herramienta sencilla, fiable y aplicable en la práctica clínica habitual, que puede ser de gran utilidad en el abordaje multidisciplinar y en el seguimiento que precisan estos enfermos.

Bibliografía

  1. From the Global Strategy for the Diagnosis, Management and Prevention of COPD, Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease (GOLD) 2017. Disponible en: http://goldcopd.org.
  2. Jones PW, Harding G, Berry P, Wiklund I, Chen WH, Kline Leidy N. Development and first validation of the COPD Assessment Test. Eur Respir J. 2009;34:648-54.
  3. Agustí A, Soler JJ, Molina J, Muñoz MJ, García-Losa M, Roset M, et al. Is the CAT questionnaire sensitive to changes in health status in patients with severe COPD exacerbations? 2012;9:492-8.
  4. Gupta N, Pinto LM, Morogan A, Bourbeau J. The COPDassessment test: a systematic review. Eur Respir J. 2014;44:873-84.
  5. Dodd JW, Hogg L, Nolan J, Jefford H, Grant A, Lord VM, et al. The COPDassessment test (CAT): response to pulmonary A multicentre, prospective study. Thorax. 2011;66(5):425-9.
  6. Mackay AJ, Donaldson GC, Patel AR, Jones PW, Hurst JR, Wedzicha JA. Usefulness of the chronic obstructive pulmonary disease assessment test to evaluate severity of COPD exacerbations. Am J Respir Crit Care Med 2012;185:1218–1224.
  7. Jones PW, Tabberer M, Chen WH. Creating scenarios of the impact of COPD and their relationship to COPD Assessment Test (CAT™) scores. BMC Pulm Med. 2011;11:42.
  8. Karloh M, Fleig Mayer A, Maurici R, Pizzichini MMM, Jones PW, Pizzichini E. The COPD Assessment Test: What Do We Know So Far?: A Systematic Review and Meta-Analysis About Clinical Outcomes Prediction and Classification of Patients Into GOLD Stages. 2016;149:413-425.