La EPOC y el Sistema Cardiovascular

Introducción

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y las enfermedades cardiovasculares (ECV) –ictus, cardiopatía isquémica (CI) y arteriopatía periférica– constituyen dos de las enfermedades más prevalentes del mundo occidental que comparten el tabaco como principal factor de riesgo, al que también se han indicado factores añadidos como la inflamación sistémica, el estrés oxidativo, la hipoxia, la disfunción endotelial y el envejecimiento1,2,3.

Por tanto, son dos patologías coexistentes, y la ECV es una de las principales causas de muerte en la EPOC. Aproximadamente uno de cada cuatro pacientes con EPOC fallece por causas cardiovasculares1,4 y en global tienen hasta cinco veces más riesgo de padecer una ECV que aquellos sin EPOC5.

Múltiples estudios han objetivado una alta prevalencia de ECV en pacientes con EPOC. Así, por ejemplo, en el estudio CCECAN (Comorbilidad Cardiovascular en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva en Canarias) publicado en 2017, se evaluó la prevalencia de HTA (72 %), dislipemia (73 %), obesidad (41 %), diabetes tipo 2 (38 %) y síndrome de apnea-hipopnea del sueño (30 %) desde estadios leves de la enfermedad. Se observó la prevalencia de arritmia (22 %), CI (16 %), insuficiencia cardíaca (IC) (16 %), enfermedad arterial periférica (EAP) 12 % y enfermedad cerebrovascular (8 %), así como un riesgo mayor respecto a los controles de tener dislipemia, diabetes tipo 2 y CI6.

En conjunto podemos considerar cinco entidades principales en el paciente con EPOC: la insuficiencia cardíaca, la cardiopatía isquémica, las arritmias, la enfermedad vascular periférica y la hipertensión arterial.

Insuficiencia cardíaca

La prevalencia oscila entre el 20 y el 70 % con una incidencia anual del 3-4 %, y constituye un factor independiente de mortalidad por cualquier causa. Hasta un 40 % de los pacientes con EPOC que precisan ventilación mecánica por hipercapnia tienen evidencia de disfunción ventricular izquierda7.

La IC en la EPOC debe tratarse igual que en el paciente sin EPOC y los fármacos beta 1 bloqueantes selectivos no están contraindicados y deben usarse.

El reciente estudio CLAIM sobre el efecto de la broncodilatación dual (glicopirronio/indacaterol) en la función cardíaca de los pacientes con EPOC e hiperinsuflación pulmonar concluyó que la broncodilatación dual mejora la función cardíaca medida a través del volumen diastólico final del ventrículo izquierdo, lo que apoyaría el uso temprano en estos pacientes8.

Cardiopatía isquémica

El riesgo de CI debe considerarse en todo paciente con EPOC según la presencia de factores de riesgo cardiovascular asociados.

Se ha demostrado un riesgo aumentado de daño miocárdico en pacientes con CI y EPOC durante las exacerbaciones9.

En los pacientes con ECV y EPOC las intervenciones coronarias (angioplastia, implantación de stents, etc.) se asocian a un incremento de mortalidad y riesgo de repetir la revascularización en un año, en comparación con aquellos pacientes sin EPOC10.

Un análisis comparó el uso de stents metálicos frente a farmacoactivos en pacientes con EPOC, y se comprobó que los primeros tenían tasas más altas de eventos cardíacos mayores (1,5 frente a 8,1 %), muerte por cualquier causa (11,7 frente a 2,4 %), muerte cardíaca (5,7 frente a 1,2 %), infarto de miocardio (3,5 frente a 1,9 %), trombosis del stent (2,5 frente a 0,9 %) y sangrado mayor (4,2 frente a 2,1 %). El estudio sugiere que los pacientes con EPOC deberían ser tratados con stents farmacoactivos11.

Arritmias

Las arritmias son frecuentes en los pacientes con EPOC. La fibrilación auricular es una de las más frecuentes y se asocia directamente al FEV112.

El tratamiento es el mismo que el del paciente sin EPOC, y es seguro el uso de fármacos beta-2 adrenérgicos de acción larga. Aunque siempre se ha sugerido un incremento del riesgo de arritmias, varios estudios han demostrado un riesgo bajo13,14.

Enfermedad vascular periférica

En un estudio de cohortes de pacientes con EPOC de cualquier grado de severidad, a un 8,8 % se les diagnosticó EAP frente al 1,8 % de los controles sin EPOC15. Estos pacientes tienen peor capacidad funcional y peor estado de salud global.

Hipertensión

Constituye la comorbilidad más frecuente en los pacientes con EPOC y tiene implicaciones pronósticas16 que enfatizan la necesidad del control óptimo de la HTA en los pacientes con EPOC, con lo que deben ser tratados de la misma forma y con iguales objetivos definidos en las guías de la práctica clínica.

Bibliografía

1.- Soler JJ, Martínez García MA. Comorbilidad cardiovascular en la EPOC. Arch Bronconeumol. 2009; 45(supl 4):18-23.

2.- Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease (GOLD). Global strategy for the diagnosis, management and prevention of chronic obstructive pulmonary disease. Fontana: The Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease, 2018 Report. Disponible en: http://goldcopd.org. Consultado el 20 de junio de 2018.

3.- Izquierdo Alonso JL. EPOC y enfermedad cardiovascular. Arch Bronconeumol. 2010; 46(supl 3); 18-22.

4.- Divo M, Cote C, de Torres JP, et al. Comorbidities and risk of mortality in patients with chronic obstructive pulmonary disease. Am J Respir Crit Care Med. 2012; 186(2):155-61.

5.- Feary JR, Rodrigues LC, Smith CJ, et al. Prevalence of major comorbidities in subjects with COPD and incidence of myocardial infarction and stroke: a comprehensive analysis using data from primary care. Thorax. 2010; 65:956.

6.- Figueira Gonçalves JM, Dorta Sánchez R, Rodríguez Pérez MC, Viña Manrique P, Díaz Pérez D, Guzmán Saenz C, et al. Comorbilidad cardiovascular en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica en Canarias (estudio CCECAN). Clin Invest Arterioscl. 2017; 29: 149-156.

7.- McDonald MI, Shafudding E, King PT, Chag CL, Barding PG, Hancox PJ. Cardiac dysfunction during exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease. Lancet Respir Med. 2016; 4(2):15-48.

8.- Hohlfeld JM, Vogel-Claussen J, Biller H, et. al. Effect of lung deflation with indacaterol plus glycopyrronium on ventricular filling in patients with hyperinflation and COPD (CLAIM): a double-blind, randomised, crossover, placebo-controlled, single-centre trial. Lancet Respir Med. 2018. 6(5):368-378.

9.- Donaldson GC, Hurst JR, Smith CJ, et al. Increased risk of myocardial infarction and stroke following exacerbation of COPD. Chest. 2010; 137:1091.

10- Enriquez JR, Parikh SV, Selzar F, et al. Increased adverse events after percutaneous coronary intervention in patients with COPD: insights from the National Heart, Lung and Blood Institute dynamic registry. Chest. 2011; 140:604.

11.- Jatene T, Biering-Sorensen T, Nochinoka K, et al. Frequency of cardiac death and stent thrombosis in patients with chronic obstructive pulmonary disease undergoing percutaneous coronary intervention (from BASKET –PROVE I and II trials). Am J Cardiol. 2017; 119:14.

12.- Buch P, Friberg J, Scharling H, Lange P, Prescott E. Reduced lung-function and risk of atrial fibrillation in the Copenhagen City Heart Study. Eur Respir J. 2003; 21(6): 112-6.

13.- Singh S, Loke YK, Enright P, Furberg CD. Proarrhythmic and pro-ischaemic effects of inhaled anticholinergic medications. Thorax 2013; 68(1): 114-6.

14.- Wang MT, Liou JT, Lin CW, et al. Association of cardiovascular risk with inhaled long-acting bronchodilatadors in patients with chronic obstructive pulmonary disease: a Nested case-control Study. JAMA. InernMed. 2018; 178:229.

15.- Houben-Wilke S, Jorres RA, Bals R, et al. Peripheral Artery Disease and its clinical relevance in patients with COPD in the COSYCONET Study. Am J Respir Crit Care Med. 2016.

16.- Fabri LM, Luppi F, Beghe B, Rabe KF. Complex chronic comorbidities of COPD. Eur Respir J. 2008; 31(1):204-12.